Los enfrentamientos entre los disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y efectivos de la Guardia Nacional de Venezuela continúan en la frontera en el estado Apure.

Anoche las FARC destrozó un punto de control de las fuerzas armadas venezolanas y sede del Seniat, según lo informó a través de sus redes sociales Javier Tarazona, director de Fundaredes.

Por su parte, José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch, aseguró que al menos tres mil personas han tenido que huir de la zona debido a la violencia que se ha vivido en los últimos días.