El Vaticano rechazó la unión entre personas del mismo sexo y aseguró que no puede bendecir a las parejas homosexuales porque Dios “no puede bendecir el pecado”.

El polémico comunicado fue emitido por la Congregación para la Doctrina de la Fe, guardiana de la ortodoxia católica, con el imprescindible consenso del Papa argentino.

Como se recordará el Papa Francisco aseguró meses atrás que las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia y planteó su respaldo a una ley “de convivencia civil”.