Eduardo Paes, el alcalde de Rio de Janeiro, volvió a colocar restricciones en bares, restaurantes y playas a partir del viernes para evitar que se repita otro colapso como en el 2020.

El récord de contagias y muertes está al borde del colapso en hospitales y la campaña de vacunación no está haciendo efecto entre los ciudadanos y esto debido a que va en cámara lenta y el gobierno no ha hecho énfasis para una campaña mucho más efectiva.  

El País registró entre martes y miércoles 3.551 muertes, dos récords consecutivos desde el primer caso reportado en febrero de 2020. El total de víctimas de la enfermedad roza los 260.000, un balance superado solo por Estados Unidos, y los 10,7 millones de contagios.