Diana Trujillo Colombiana, que con tan solo 17 años y 300 dólares en su bolsillo decidió emigrar a EE.UU. buscando una mejor vida.  Sus inicios en el país del norte fueron bastantes duros, ya que tuvo que ganarse la vida limpiando casas y en una panadería durante 3 años, en donde aprovechó de pagarse varios cursos de inglés.
Cuando se sintió preparada con el idioma, comenzó a buscar una carrera universitaria, y entre varias búsquedas coincidió con una revista en la Universidad de Florida donde había un artículo que hablaba de todas las mujeres de diferentes culturas, países, y lenguas que había llegado a ser astronautas, por lo que se vio interesada en estudiar ingeniería aeroespacial.