La cadena CNN reveló en un trabajo de investigación las torturas crueles a las que son sometidos los miembros de las minorías musulmanas en cebtros de detención de Xinjiang, China.

Desde violaciones en grupo hasta muertes por asfixia son las atrocidades que se comenten por parte de las autoridades de estos centros de detención.

Mientras el gobierno de China niega categóricamente estos hechos que son una clara violación de los derechos humanos, muchas mujeres que salieron en libertad de estos centros y otras que participaban en jornadas de enseñanza, se atrevieron a contar las atrocidades de las que eran víctimas.

Qelbinur Sidik, una maestra que trabajaba en estos centros de detención, comentó que habíuan prisioneros encadenados de pies y mano. Relató que muchos guardias de seguridad consumían bebidas alcohólicas y bajo sus efectos violaban a mujeres y niñas.

Información: Infobae