La isla italiana de Sicilia entró en alerta tras la erupción del volcán más grande de Europa, Etna. El mismo, expulsó fuentes de lava ardiente y escombro a cientos metros de altura.
Etna, tiene una altura aproximada de 3300 metros, y suele entrar en erupción frecuentemente debido al roce de las placas tectónicas africanas y euroasiáticas.
La actividad comenzó luego de un terremoto de magnitud 2,7. Esperando que no pase a mayores.