Mañana se retomará en los tribunales argentinos el juicio en contra de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner y otros funcionarios por presuntas irregularidades en la obra pública durante su gestión como presidente del país suramericano.

En este juicio son unos cien testigos los citados a declarar, entre ellos el actual presidente de la nación, Alberto Fernández, cuya presentación ante los tribunales aún no tiene fecha fijada.

Las presuntas irregularidades por las que se juzga a la vicepresidente y funcionarios allegados a ella son: sobreprecios, rutas no terminas, ampliaciones de presupuesto, empresas sin la capacidad operativa para los trabajos, en la concesión de 51 obras públicas para la provincia de Santa Cruz que durante los 12 años de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner recibieron las sociedades de Báez, que se convirtió en empresario con la llegada del kirchnerismo al poder nacional, según citó Infobae.