BMW Group comienza a provisionarse de aluminio producido con electricidad solar con efecto inmediato. Se trata de un gran hito para la compañía en cuanto a la reducción de emisiones de CO2 en la red de abastecimiento en un 20 por ciento para el 2030. Debido a que producir aluminio requiere un alto nivel energético, el uso de energía verde, como la electricidad solar, ofrece un potencial considerable para reducir las emisiones de CO2. Por ello, BMW Group también tiene previsto abastecerse de aluminio producido con energía verde a largo plazo, lo que le permitirá evitar aproximadamente 2,5 millones de toneladas de emisiones de CO2 en los próximos diez años. Esto equivale a cerca del tres por ciento de los objetivos de CO2 que la empresa ha establecido para su red de proveedores.

“Aspiramos a liderar el camino de la sostenibilidad y aplicar nuestros objetivos de sostenibilidad de forma sistemática. Podremos cumplir más del 50% de nuestros objetivos de CO2 para la red de proveedores, sólo con el uso de energía verde. El uso de electricidad solar para la producción de aluminio es un paso decisivo en esta dirección”, asegura el Dr. Andreas Wendt, miembro del Consejo de Administración de BMW AG responsable de la Red de Compras y Proveedores.

El aluminio producido a partir de la energía solar se procesa en la fundición de metales ligeros de la planta de BMW Group en Landshut para fabricar componentes de carrocería y propulsión, incluidos los necesarios para los trenes eléctricos, por ejemplo. El suministro de 43.000 toneladas de aluminio solar, valorado en tres millones de euros, cubrirá casi la mitad de las necesidades anuales de la fundición de metales ligeros de la planta de Landshut.