Una joven Venezolana de 18, se encontraba en búsqueda de trabajo y a través de una publicación de Facebook encontró un anuncio donde solicitaban una empleada en un local de venta de uniformes, ante la necesita escribió que estaba interesada, a lo que le respondió un hombre que se hacía llamar Santiago Garzón, quien le comenzó hacer preguntas, en donde la joven le recalcó su interés por la oferta de trabajo como vendedora en la tienda.
Por consiguiente, Garzón le dijo que se acercara al local para una prueba el día sábado 23 a las 9:00 a.m.  La joven al llegar sitió, le pasó un mensaje a su mamá informando de que había llegado bien, al cabo de un rato la joven le vuelve a escribir a su madre informando que tenía miedo, a lo que su mamá le responde que salga de ahí. Pero la joven le dice que no puede, porque el agresor había cerrado el local. Es en ese momento la progenitora llama a la policía y los mismo acuden al lugar, casi al mismo llega al sitio la madre de la víctima. Quien muestra a los oficiales el último mensaje de su hija e informa que a partir de allí no le ha contestado ni los mensajes y ni las llamadas.
Los oficiales proceden a tocar las puertas cerradas del local, y al no recibir respuesta inmediata proceden abrir  a la fuerza, al entrar encuentra a la joven sin su blusa y el piso toda drogada. El Agresor Garzón Martínez quien fue atrapado en el lugar de los hechos fue puesto el libertad por no tener antecedentes penales y según la legislación nacional, el puede esperar el juicio en libertad.