Un diseño inconfundible que se distingue de todos los demás, ese es el nuevo “Spirit of Passion” de Kingston Custom. Después de Roland Sands, Dirk Oehlerking presta a la BMW R 18 su inimitable firma con la segunda joya de la serie “SoulFuel”, una colaboración entre BMW Motorrad y personalizadores selectos. Anteriormente, también causó sensación una conversión del R 18 creada por Bernhard Naumann, también conocido como “Blechmann”.

Kingston Custom de Oehlerking es conocido por sus personalizaciones extremas. Cualquiera que espere una reconstrucción completa de la R 18, sin embargo, se llevará una sorpresa. “La BMW R 18 es tan perfecta que dejé la tecnología como está. El chasis es 100 % original y tan sofisticado que no debería cambiarse nada”, dice Oehlerking. Pero la moto se ha transformado en una inconfundible conversión Kingston Custom.

La “Spirit of Passion” al detalle.

El mayor atractivo, y también el mayor desafío, es el carenado Kingston. La carrocería está terminada con un diseño artesanal de Kingston, al igual que el manillar y el guardabarros. El escape de la BMW R 18 ha sido modificado por Oehlerking al estilo Kingston Roadster, mientras que el sillín está sacado de la gama de accesorios universales. Los intermitentes han sido reemplazados por indicadores Kellermann y el faro delantero de LED está ahora integrado en el carenado. Se han adoptado la pintura y las líneas originales para el carenado y el alerón, con la adición de algunos detalles al estilo Kingston. La suspensión de las ruedas y el depósito de combustible son originales. El diseño en su conjunto se basa en el estilo clásico art decó.

BMW R 18: la original.

Gracias a su arquitectura extremadamente fácil de convertir, la BMW R 18 está predestinada a la personalización. La R 18 tiene una marcada referencia histórica, que se hace eco técnica y visualmente de modelos famosos como la BMW R 5 y se centra en lo esencial de las motos: tecnología purista y sin adornos y, por supuesto, el “big boxer”.