En el transcurso de la semana pasada Madrid sufrió una de las mayores heladas en 20 años, lo que ha llevado a un estado de emergencia debido a la cantidad de nieve que ha caído. Ha sido un récord en el último siglo, lo cual ha complicado el tránsito de vehículos, la limpieza de las calles y la suspensión de vuelos.
Las temperaturas han oscilado, la mínima en -10,8ºC y la máxima en 25,4ºC según la agencia de meteorología estatal, AEMET.
Las autoridades han pedido a no salir de casa y que sea solo por razones de importancia, para así evitar accidentes.
Se espera que en las próximas horas el aeropuerto reabra y habilite la salida de vuelos.