La Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó la petición de Trump de anular la victoria de Joe Biden en el estado de Pensilvania, lo que representa un duro revés en las intenciones del Partido Republicano de demostrar que hubo un fraude en el proceso electoral.

Trump ha perdido 50 de las 51 demandas presentadas en diversos estados del país, lo que consolida más la certificación de la victoria de Joe Biden quien avanza nombrando a su gabinete ejecutivo.

Todas las demandas de Trump han sido desestimadas alegando falta de pruebas sólidas.