Richard Pilger, fiscal jefe de delitos electorales de los Estados Unidos, renunció a su cargo por recibir la orden de investigar presuntos delitos cometidos en las pasadas elecciones presidenciales.

La instrucción de investigar vendría del fiscal general, William Barr, la cual, a juicio de Pilger “deroga una norma de 40 años de no interferencia (federal) en investigaciones de fraude electoral durante el periodo anterior al de certificación de las elecciones”.

El fiscal Barr habría enviado un memorando en el que autoriza “a investigar denuncias sustanciales de irregularidades en el voto o en la tabulación del voto antes de la certificación de las elecciones en sus jurisdicciones en ciertos casos, como ya he hecho yo en instancias específicas”.

Información EFE