La Organización de Estados Americanos (OEA) aseguró en su informe preliminar que no ha “observado directamente ninguna irregularidad grave” en el proceso electoral de los Estados Unidos, el cual ha sido calificado de fraudulento por el presidente Trump.

“La Misión tomó nota de las declaraciones formuladas en los días posteriores a las elecciones por un candidato en particular, en relación con los progresos y la credibilidad de la votación, y la posterior iniciación de esfuerzos por parte de esa campaña para impugnar el proceso en curso y los resultados ante los tribunales”, señala parte del informe de la Misión electoral que ha estado en el proceso.

La misión de la OEA está compuesta por 28 expertos provenientes de 13 países. Fue encabezada por el propio secretario general, Luis Almagro.