El dirigente de Voluntad Popular y preso político, Leopoldo López, abandonó la Embajada de España en Caracas donde permanecía desde el pasado 30 de abril en calidad de huésped.

Su padre, Leopoldo López Gil, confirmó que su hijo dejó la residencia anoche por voluntad propia. También confirmó que salió de Venezuela por una ruta clandestina hacia Colombia y que muy pronto estará en España.

Mientras tanto el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) mantiene un despliegue en los alrededores de la Embajada de España en la capital venezolana.

Como se recordará, López fue arrestado en el año 2014 y luego se le sentenció a 14 años de cárcel. Parte de su condena la cumplió su condena la cumplió en la cárcel militar de Ramo Verde y luego pasó a arresto domiciliario.