Para algunos estadounidenses, TikTok es una forma divertida y atractiva de pasar el tiempo con sus amigos en línea, mientras que para las empresas es un poderoso motor económico. Por esa razón, la prohibición propuesta por Washington de la aplicación ha causado preocupación generalizada en Estados Unidos.
Benn Weibe, curador y director de una serie de festivales de cine de los Objetivos de Desarrollo Sostenible organizados en todo el mundo en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas, estuvo de acuerdo.
También es el productor de mercadotecnia y licencias de la compañía de juegos danesa Sybo.
Weibe dijo a Xinhua que cuando Sybo lanzó Subway Surfers en TikTok, alcanzó los 500.000 seguidores en seis meses y ayudó a impulsar el hashtag #subwaysurfers a la asombrosa cifra de 4.000 millones de globos oculares en todo el mundo.
“Estábamos viendo un impacto directo en nuestro juego en sincronía con nuestros números de TikTok que supera con creces la presencia que tenemos en YouTube”, dijo a Xinhua.
El mercado estadounidense representa cerca de 50 por ciento de su negocio, por lo que ya está viendo un impacto negativo de la prohibición propuesta.
El 6 de agosto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una orden ejecutiva que prohíbe las transacciones estadounidenses con TikTok y su empresa matriz china ByteDance después de 45 días, bajo el argumento de preocupaciones de seguridad nacional.
El 14 de agosto, Trump firmó otra orden ejecutiva que obliga a ByteDance a vender o escindir su empresa TikTok en Estados Unidos en un plazo de 90 días.
TikTok había presentado una demanda contra la administración Trump para cuestionar la legalidad y constitucionalidad de la orden ejecutiva del 6 de agosto, y argumentando que no existe evidencia creíble que respalde las afirmaciones de seguridad nacional de Trump.
El 27 de septiembre, el juez Carl Nichols del Tribunal de Distrito estadounidense para el Distrito de Columbia decidió detener la prohibición de la administración Trump. FUENTE XIHUANT