El Departamento de Estado de los Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por la captura del ex ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez.

La misma suma de dinero se ofrece por la cabeza del ex viceministro de Finanzas, Eustiquio José Lugo Gómez, quien al igual que Motta Domínguez es solicitado por la justicia estadounidense.

Entre los múltiples delitos que se les imputan a estos funcionarios destacan conspirar para cometer lavado de dinero y otros siete por lavado de dinero, en relación con el presunto recibo de sobornos a cambio de favorecer a empresas.