Anoche fue el primer debate presidencial entre Donald Trump, aspirante a la reelección al frente de la Casa Blanca por el Partido Republicano y Joe Biden, candidato por el Partido Demócrata.

Al finalizar el debate los medios de comunicación daban como perdedores a ambos candidatos por considerar al debate como una conversación llena de descalificativos e insultos.

“Primer debate lleno de intercambios exaltados e insultos”, fue el titular de Fox, mientras que el Washington Post aseguró que  “ataques personales e intercambios afilados marcan el turbulento primer debate presidencial”.

El moderador de este debate, Mike Wallace fue duramente criticado por no tener la suficiente capacidad para que ambos candidatos no se ofendieran y respetaran las reglas de la discusión.

Horas después de la transmisión los medios publicaron las cifras que mostraban un empate técnico con una diferencia entre el tres y cinco por ciento a favor de Trump.