Como parte de las nuevas sanciones que Estados Unidos impone a Cuba, el presidente Donald Trump anunció que los estadounidenses tienen prohibido hospedarse en hoteles cubanos y comprar productos en la Isla con el fin de ingresarlos a territorio norteamericano.

“Hoy anuncio que el Departamento del Tesoro prohibirá a los viajeros estadounidenses alojarse en propiedades cuyo propietario sea el gobierno cubano”, dijo Trump en un acto en la Casa Blanca.

Esta medida afecta a unos 433 hoteles de la isla de Cuba.