Los casos de corrupción que vinculan al empresario Alex Saab, acusado de ser uno de los principales testaferros de Nicolás Maduro, han hecho temblar las bases de Voluntad Popular, partido político de Juan Guaidó.

Recientemente la directiva de la Comisión de Resolución de Conflictos de esta tolda política renunció en pleno debido a las diferencias entre la cúpula de Voluntad Popular, que se niega a expulsar a Freddy Superlano, quien otorgó una carta de buena conducta a Alex Saab.

Según trascendió, Leopoldo López, líder del partido se niega a expulsar a Superlano quien estuvo inmerso en casos de corrupción mientras permaneció al frente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional.

Estas fuertes discrepancias han generado grandes diferencias y renuncias dentro del partido.