Según una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, algunos bancos internacionales habrían prestado sus plataformas para recibir y sacar de Venezuela grandes cantidades de dólares provenientes de supuestos actos de corrupción.

Esta información se obtuvo de datos procedentes del FinCEN, que según incluyen miles de actividades sospechosas que fueron reportadas por los bancos a una agencia del Departamento del Tesoro de los EE. UU. 

El dinero habría sido desviado a través de compañías “off-shore” y cuentas bancarias de familiares y allegados de funcionarios del gobierno, según el trabajo publicado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

La mayor parte de este dinero público habría sido de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).