Al menos 17 muertes y miles de evacuados han dejado a su paso los devastadores incendios en California, Washington y Oregon, calificados por muchos como los peores des los últimos tiempos.

Tan solo en Oregon, donde millones de hectáreas de tierra continúan ardiendo, se han evacuado a 500 mil personas, mientras que las autoridades redoblan esfuerzos para acabar con las llamas.

El gobernador de California, Gavin Newsom, aseguró en declaraciones a los medios que la magnitud de estos incendios no la había visto nunca en su vida.

Aseguró que las víctimas mortales podrían aumentar ante el descontrol del esparcimiento de las llamas.