El diputado a la Asamblea Nacional, Américo De Grazia, denunció que los pueblos indígenas que están ubicados al sur del Orinoco viven “una situación muy complicada” debido a las actividades ilícitas que se llevan a cabo en el Arco Minero.

De Grazia aseguró que “el Arco Minero decretado en febrero de 2016, enmarcaba un territorio de aproximadamente 111.000km cuadrados que equivalían en aquel entonces a decir que ocupaban el 12% del territorio nacional”.

Denunció que las etnias indígenas son afectadas por políticas que se han convertido en “un genocidio indígena, un genocidio puesto en marcha a través de lo que hoy se denomina Arco Minero del Orinoco”.

El parlamentario continuó explicando que “esto no siempre fue así, esto es una política que ha desarrollado la organización criminal que ocupa de manera fáctica Miraflores. Se impone la masacre, la muerte”.

Puntualizó que “ahora ya no son los pranes, sino el ELN que es un grupo terroristas dirigidos desde Cuba y son estos ahora los que monitorean las zonas mineras”.