Una amenaza a la prensa libre y a la libertad de expresión se asoma en la reforma judicial que se adelanta en Argentina con la petición de incluir la figura de “presiones mediáticas”, hecha por el senador del Frente de Todos Oscar Parrilli.

Bajo esta figura los jueces estarían obligados a denunciar lo que consideren “presiones” de los medios de comunicación ante el Consejo de la Magistratura.

La solicitud de Parrilli fue catalogada por el diputado de Juntos por el Cambio, Álvaro de Lamadrid, como “parte del plan de impunidad destruir la libertad de expresión e información. Otro paso para conectarlo con la idea de una ley de odio como hizo Nicolás Maduro” en Venezuela.

La reforma judicial ha sido blanco de duras críticas por parte de la oposición al gobierno de Alberto Fernández, quienes han denunciado reiteradamente que esta reforma busca garantizar la impunidad en todos los procesos judiciales que se adelantan contra la actual vicepresidente, Cristina Fernández.