Luego de la impresionante explosión que se registrara en un puerto de Beirut este martes y que se sintiera en casi toda la capital libanesa, la ciudad ha sido declarada como zona de desastre.

Hasta ahora se contabilizan 73 muertos, más de 3700 y pérdidas materiales millonarias. Aún bajo toneladas de escombros se encuentran personas atrapadas, por lo que la cifra de fallecidos y heridos aumentará con el pasar de las horas.

El catastrófico evento comenzó con un incendió que ocurrió en un almacén en el puerto que contenía toneladas de explosivos incautados. Se pudo conocer que fueron 2.750 tonelada de nitrato de amonio las que causaron la explosión.

El primer ministro Hassan Diab ha declarado duelo nacional y ha dicho que los responsables de este hecho deberán rendir cuentas.