De cada cien bombas de gasolina que venden combustible a precios regulados sesenta están cerradas. Así se desprende del estudio realizado por el Observatorio Popular de la Gasolina de Primero Justicia.

Los resultados de este estudio, que se realizó entre el 25 y el 30 de este mes en Caracas, Valencia, Maracay, San Carlos,  Cumaná, Puerto La Cruz-Barcelona, Puerto Ordaz-San Félix, Maracaibo, San Cristóbal, Maturín, Porlamar y Tucupita. los dio a conocer el diputado José Guerra

El estudio determinó que el 70% de la gasolina regulada se vende a vehículos oficiales y que el mercado negro de combustible, donde el precio es de dos dólares por litro, ha crecido de manera significativa.

La ciudad donde la escasez es más aguda es Cumaná, zona de Venezuela donde hace dos meses no se vende gasolina al público.

Finalmente el informe destacó que las refinerías de Cardón y El Palito que habían sido reactivadas parcialmente, actualmente están semi paralizadas. La producción local de gasolina es de 30.000 barriles diarios y la gasolina importada de Irán está casi agotada.