Por orden del Tribunal Supremo de Justicia el equipo Bravos de Margarita fue intervenido, esto como parte de las acciones judiciales que se llevan en contra de las propiedades del empresario Tobías Carrero Nácar.

Julio Villarreal fue designado para estar al frente de la intervención del equipo de béisbol y fue quien se presentó ayer en el estadio en el estado Nueva Esparta cuando se supo del inicio del proceso de embargo.

La intervención de Bravos de Margarita tiene como propósito la “administración, disposición, control y vigilancia, incluyendo las atribuciones que la ley y los estatutos confieren a las máximas autoridades de las respectivas sociedades mercantiles”.

La Liga Venezolana de Béisbol Profesional manifestó su preocupación ante esta medida, puesto que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos determinó que as escuadras de la pelota criolla pueden usar a sus jugadores y personal de la Gran Carpa siempre y cuando estén manejadas por manos privadas.

Información Efecto Cocuyo