Luego de darse a conocer un nuevo informe por parte de la Alta Comisionada de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, el gobierno de Argentina condenó las continuas violaciones a los derechos humanos que se viven en Venezuela.

Alberto Fernández, presidente del país sureño, aseguró que le preocupa la situación de los derechos humanos en Venezuela y se mostró firme al no apoyar una intervención en ese país, puesto que a su juicio son los venezolanos los que debería resolver sus conflictos.

Fernández rechazó nuevamente las sanciones que le han sido impuestas al gobierno de Nicolás Maduro, a la par que destacó que ni él ni el presidente de los Estados Unidos son quienes tienen que decirle a los venezolanos qué hacer.

Por último, Fernández reiteró la importancia del diálogo entre los sectores políticos en conflicto en Venezuela.