Argentina registra una “desaceleración del aumento de nuevos casos” de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), región que concentra el principal foco del virus en el país, destacó hoy lunes la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti.

La funcionaria dijo en conferencia de prensa que el país austral está “en la semana epidemiológica 27 y desde la semana 25 se observa una desaceleración del aumento de los nuevos casos confirmados” en el AMBA.

Vizzotti remarcó que las autoridades se han esforzado para disminuir la circulación del virus, con aislamiento estricto de personas en la capital argentina y el Gran Buenos Aires.

“Estamos trabajando para disminuir la circulación y, hasta el 17 de julio, cada acción que tomemos será clave para que tengamos más camas de terapia intensiva disponibles, con el objetivo de que nuestro sistema de salud pueda seguir dando respuesta a quien lo necesite”, expresó.

Argentina ha confirmado hasta la mañana de este lunes 100.166 casos de la COVID-19, de los cuales un 91,84 por ciento corresponde al AMBA. El número de fallecidos asciende a 1.859 y el de recuperados a 44.173.

De los 54.134 pacientes que actualmente enfrentan la enfermedad, 735 lo hacen en camas de terapia intensiva, según la información oficial.

Vizzotti puntualizó que “desde que la persona se infecta pueden pasar hasta 14 días para desarrollar síntomas, y el momento más frecuente para la complicación se da el séptimo día” después de la declaración de la enfermedad, por lo que se puede establecer que una parte de los internados en cuidados intensivos tomó contacto con el coronavirus “dos semanas atrás”.

Argentina está en cuarentena por la enfermedad desde el 20 de marzo pasado, medida que rige en principio hasta al 17 de julio próximo.