La justicia española aprobó la extradición de Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) para que sea juzgado en México por delitos como asociación ilícita, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Esta decisión, tomada por la Sección Segunda de la Sala de lo Penal, se basa en la solicitud del propio Lozoya quien el pasado 29 de junio pidió que se procediera a su extradición para enfrentar los cargos de los que le acusa la justicia mexicana.

Se presume que el ex director de Pemex participó en un fraude por 280 millones de pesos y que además habría recibido más de diez millones de dólares en sobornos de parte de la constructora Odecbercht.