Álvaro de Lamadrid, diputado nacional de Juntos por el Cambio, considera que la muerte del ex secretario privado de la vicepresidente Cristina Kirchner, es una señal de alarma y un mensaje para los testigos protegidos de las causas por corrupción que se siguen en contra de la ex presidente.

A juicio del Diputado es imposible que ante el asesinato de Fabián Gutiérrez, los argentinos no hagan una analogía con el caso del fiscal Nisman.

Gutiérrez acompañó a los Kirchner por mas de 20 años, se enriqueció como tantos otros y cuando sintió que el Kirchnerismo lo descartó se acogió a la figura de arrepentido colaborador y ahora en extrañas circunstancias apareció sin vida, sostiene Lamadrid.

El diputado sostiene que la investigación tiene que llegar a la verdad y es necesario que la sociedad Argentina no tenga dudas de lo que pasó, sea cual sea la verdad de la muerte de Gutiérrez. La fiscal Romina Mercado tiene que dar un paso al costado en la investigación por ser la hija de Alicia Kirchner y sobrina de Cristina Fernández.

Denuncié a los Kirchner y 50 funcionarios amigos del poder por la compra de tierras fiscales a precio vil en El Calafate incluida la propia fiscal Romina Mercado. Esto demuestra claramente que el modelo Santa Cruz es el que el Kirchnerismo quiere nacionalizar, la justicia en manos de familiares, la obra pública en manos de testaferros, elecciones a medida para garantizarse el triunfo aunque la sociedad santacruceña no los vote y sucesión sanguinea del poder, asegura Lamdrid.

Continúa diciendo que los Cuadernos de la corrupción K fueron una prueba tangible de lo que vengo diciendo hace mas de una década sobre el accionar delictivo de los Kirchner. Cómo todo grupo mafioso sus diferencias internas no se arreglan en la justicia.