El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó hoy una extensión del estado de excepción de alarma en todo el territorio nacional, medida que brinda el marco jurídico a las acciones especiales dirigidas a la prevención de la COVID-19.

La información fue publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 6.542, y se aclara que la decisión se tomó “dadas las circunstancias de orden social que ponen gravemente en riesgo la salud pública y la seguridad de los ciudadanos y las ciudadanas habitantes de la República Bolivariana de Venezuela”.

Asimismo, permitirá que el Gobierno “adopte las medidas urgentes, efectivas y necesarias de protección y preservación de la salud de la población venezolana, a fin de mitigar y erradicar los riesgos de epidemia relacionados con el coronavirus y sus posibles cepas”.

El Gobierno decretó el estado de excepción en marzo, cuando iniciaron los primeros casos de COVID-19 en Venezuela, país que hasta el momento exhíbe una curva de contagios aplanada con 2.879 personas infectadas, 487 recuperadas y 23 fallecidas.

El texto oficial también indica que se requiere continuar adoptando medidas con la finalidad de proteger y garantizar los derechos a la vida, la salud, la alimentación, la seguridad y todos aquellos derechos reivindicados a los venezolanos.

Según las autoridades, más del 70 por ciento de los casos de coronavirus en territorio venezolano han sido detectados en pasos fronterizos, específicamente en personas que habían emigrado de Venezuela y que ahora regresan masivamente por vía terrestre a su país.

En toda la línea fronteriza existen campamentos especiales para recibir a los venezolanos que retornan al país, en los que, además de someterse a pruebas de diagnóstico, deben realizar de forma obligatoria una cuarentena de 14 días.