El gigante de la tecnología de Estados Unidos, Amazon, anunció este miércoles la suspensión durante un año del uso de su software de reconocimiento facial por parte de la Policía.

La compañía con sede en Seattle no explicó por qué decidió prohibir a la Policía usar la herramienta de reconocimiento facial en su entrada de blog, aunque según se informó, el software ha recibido críticas por identificar erróneamente a los afroamericanos.

“Hemos abogado por que los Gobiernos deben establecer regulaciones más estrictas para controlar el uso ético de la tecnología de reconocimiento facial”, dijo la compañía, y expresó su esperanza de que “esta moratoria de un año podría darle al Congreso tiempo suficiente para implementar reglas apropiadas”.

“Estamos dispuestos a prestar asistencia si se nos solicita”, agregó Amazon.

La decisión llega en medio de las protestas a nivel nacional contra la discriminación racial y el sesgo policial, derivadas de la muerte de George Floyd, quien falleció bajo custodia policial el 25 de mayo en Mineápolis a manos de cuatro agentes, uno de los cuales le presionó con su rodilla el cuello durante casi nueve minutos antes de que el afroamericano perdiera el conocimiento y dejara de respirar.