Los deportistas argentinos que están clasificados para los Juegos Olímpicos de Tokio, a desarrollarse en 2021, fueron habilitados hoy para volver a entrenarse, luego de casi tres meses de inactividad.

La medida fue anunciada a través de una conferencia virtual por el ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, y la secretaria de Deportes, Inés Arrondo, ex jugadora de hockey sobre hierba.

Del encuentro también participó el presidente del Comité Olímpico Argentino (COA), Gerardo Werthein, además de representantes de distintas federaciones deportivas nacionales.

Lammens señaló en la red social Twitter que encontraron “una solución” para que los deportistas vuelvan a entrenarse de cara a Tokio.

“Queremos que lleguen en las mejores condiciones a los Juegos Olímpicos, cuidando su salud y la de todos y todas”, manifestó el ex presidente del club San Lorenzo (2012-1019).

Los deportistas tendrán que aferrarse a un estricto protocolo en el marco de las medidas de prevención por la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19).

Entre los requisitos, deberán utilizar una aplicación en sus teléfonos móviles para mantener actualizados sus datos de salud.

Asimismo, tendrán un itinerario definido previamente, que combinará el lugar de alojamiento, la sede de los trabajos y los horarios de entrenamiento de cada deporte.

El presidente argentino, Alberto Fernández, en una entrevista con el canal TyC Sports, remarcó este sábado que “es muy importante el deporte olímpico para el país y queremos que los atletas se entrenen”.

Hasta el momento son 143 los atletas argentinos clasificados para los JJOO de Tokio 2020, que se desarrollarán del 23 de agosto al 8 de julio de 2021 a raíz de la situación mundial por la COVID-19.

En las últimas horas, la nadadora Delfina Pignatiello, estrella argentina en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, reveló que analizaba abandonar la actividad porque no podía entrenarse en una pileta.