Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ordeno el despliegue de militares armados en la capital del país como una de las medidas para contener la violencia que han desatado los recientes disturbios por la muerte de George Floyd en manos de policías estadounidenses.

Trump ha culpado a la extrema izquierda de la violencia que se ha desatado en ese país y calificó las manifestaciones como una deshonra. “Enviaré miles de soldados armados, personal militar y agentes de las fuerzas del orden”, dijo.

En diversas ciudades norteamericanas se ha decretado el toque de queda nocturno debido a la intensidad de las manifestaciones. Las cifras más recientes dan cuenta de más de cuatro mil detenidos en todo el país.

Se habla de que este es el estallido de protestas sociales más grandes que ha experimentado los Estados Unidos después de 1968.