Un nuevo brote de la enfermedad del virus del Ebola fue declarado hoy por el ministro de Salud de la República Democrática del Congo, Eteni Longondo, en la ciudad de Mbandaka, en la provincia de Equateur, en el noroeste del país.

“Las muestras tomadas en Mbandaka y enviadas al Instituto Nacional de Investigación Biomédica en Kinshasa dieron positivo”, dijo el ministro durante una conferencia de prensa en Kinshasa.

De acuerdo con Longondo, los jefes del Instituto Nacional de Investigación Biomédica en Kinshasa confirmaron hoy el resultado de las pruebas tomadas a los pacientes en el lugar en el poblado de Mbandaka.

Hace unos días, las autoridades de la ciudad de Mbandaka alertaron sobre al menos cuatro casos de muertes sospechosas en la misma zona de salud de Mbandaka.

Para las autoridades de salud de Kinshasa, el equipo de respuesta al ébola ya está en el lugar a nivel provincial y otro equipo será enviado desde Kinshasa para fortalecer la respuesta.

El anuncio tuvo lugar en momentos en que las autoridades de salud comenzaron una cuenta regresiva para declarar el fin de la décima epidemia de ébola que ha afectado a la parte oriental del país desde 2018, y que ha dejado más de 3.000 personas enfermas y 2.280 muertas.

De acuerdo con el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha confirmado  a través de su cuenta de Twitter seis casos, incluidos cuatro ya muertos, la OMS ya tiene a sus equipos en el lugar para apoyar la lucha contra la epidemia.

La décima epidemia ha sido la más mortal en la historia del país desde el descubrimiento de la primera epidemia de ébola alrededor de 1977 en la provincia de Bandundu.

El gobierno estaba planeando anunciar el 25 de junio que el país estaba libre de ébola, pero antes el resurgimiento de los casos, tiene que seguir luchando, indicaron medios de comunicación.