El condado estadounidense de Los Ángeles emitió un toque de queda en toda la región administrativa el domingo por la noche después de las protestas y disturbios del fin de semana por la muerte del afroestadounidense George Floyd.

El toque de queda entrará en vigencia a partir de las 6:00 p.m. del domingo a las 6:00 a.m. hora local del lunes en el condado más poblado de Estados Unidos, ya que cuenta con una población de más de 10 millones, según un comunicado de la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles, que señala los peligros que a menudo ocurren en la oscuridad y la dificultad de preservar la seguridad pública durante estas horas en medio del caos.

Durante el toque de queda, se requiere que todos los residentes se mantengan alejados de “calles públicas, avenidas, bulevares, lugares, pasillos, callejones, parques o áreas públicas o bienes privados abandonados dentro del condado de Los Ángeles”.

Sin embargo, los funcionarios dijeron que la orden no se aplica a los oficiales de paz, los bomberos y la Guardia Nacional u otro personal militar desplegado en el área, las personas que viajan hacia y desde Los Ángeles por trabajo, los ciudadanos sin hogar y sin acceso a un refugio hacedero, y aquellos en búsqueda de tratamiento médico.

Cualquier violación de la orden es un delito menor, punible con una multa que no excede los 1.000 dólares o con prisión por un período que no sobrepase los seis meses, o ambas opciones, de acuerdo con los términos del toque de queda.

El anuncio se produjo después de que las protestas por la muerte de Floyd llegaran al quinto día consecutivo el domingo en el área de Los Ángeles. Floyd, un hombre afroestadounidense desarmado, murió como consecuencia de la brutalidad policial en manos de agentes blancos en Minneapolis el 25 de mayo.

Cientos de manifestantes inundaron las calles de la ciudad de Santa Mónica el domingo por la tarde. Pero la protesta pacífica se volvió violenta cuando algunos participantes comenzaron a atacar tiendas a lo largo de las calles.

El gobernador de California, Gavin Newsom, declaró el estado de emergencia en el condado de Los Ángeles el sábado por la noche y autorizó la asistencia de la Guardia Nacional para hacer frente a los disturbios. El alcalde del condado, Eric Garcetti, emitió un toque de queda el domingo para la ciudad de Los Ángeles por segunda noche consecutiva.

El Consulado General de China en Los Ángeles publicó una nota el domingo a los ciudadanos chinos que viven en el área, recordándoles que respeten el toque de queda impuesto por las autoridades locales y eviten los lugares donde estallaron las protestas y disturbios.