El último de los cinco buques iraníes cargados de gasolina ingresó en aguas venezolanas este lunes primero de junio.

En total, los cinco buques transportaron 1.500.000 millones de litros de gasolina y alquilato (sustancia que se usa para regular el octanaje del combustible).

La gasolina iraní comenzó a venderse hoy en las estaciones de servicio a precios regulados e internacionales en dólares. Una medida que ha sido duramente criticada por sectores de la oposición quienes no justifican que el país con las más grandes reservas de petróleo no sea capaz de producir su propia gasolina.

Desde tempranas horas de la mañana de este lunes se han visto largas colas en las estaciones de servicio, las cuales han estado repleta de ciudadanos a la espera de abastecerse de combustible.