A través de sus redes sociales, Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA, aseguró que durante su gestión en la estatal “desde el 2004 hasta el 2014, nunca faltó la gasolina y siempre estuvimos en plena capacidad operativa de abastecer el mercado nacional e internacional”.

La llegada de los buques iraníes con combustible a Venezuela fue catalogada por Ramírez como un fracaso de Maduro frente a la industria petrolera en Venezuela.

Ramírez aseguró que Maduro destruyó la industria petrolera y que pretende privatizarla y fijar precios internacionales al combustible.

Por otra parte, Ramírez señaló que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es la que está llamada a gareabtizar la no injerencia y la independencia de la nación, una labor que tarde o temprano harán.