Redactado por: Gabriela Characo (@gabrielacharaco)

Pese a la gran magnitud de mujeres involucradas en el mundo laboral y de negocios, actualmente ser fémina aún influye en estas áreas donde existe cierta discriminación particularmente en países tercermundistas o por ideas basadas en culturas patriarcales, que trae consigo la inequidad de género. A consecuencia de esto, es indispensable aprovechar las bondades del tiempo que brinda el confinamiento social para crear fuentes de inspiración en aras de asumir retos e inspirar a las que aún no se sientan seguras de sí mismas.

Hoy en día, las mujeres han logrado un mayor auge al ocupar cargos que antes sólo eran liderados por hombres. Sin embargo, hay un porcentaje considerable de mujeres específicamente en la sociedad venezolana, que no han logrado avanzar en sus proyectos, por falta de motivación. Por otra parte, a nivel latinoamericano, la violencia de género, las convenciones sociales de “esperar al hombre ideal” como meta indispensable de vida, la inseguridad personal y hasta en algunos casos, la restricción de expresar los sentimientos para “no quedar como una psicópata ante todos”, pues son factores que limitan la estimulación para cumplir las proyecciones personales.

María Elena Leiva, médico estético y líder de una campaña de empoderamiento en contra del bullying cibernético, sostiene que la belleza no es sinónimo de éxito, ni la felicidad llega con un esperadísimo príncipe azul. “Aún son muchos los estereotipos y barreras de género pendientes. Hay que fomentar la autoestima y el empoderamiento desde una edad temprana”.

Aunado a eso, la situación social, política y económica en Venezuela como un compendio de pandemias además del Covid-19, desgasta física y mentalmente, coartando la formación académica o la realización de un designio de vida estable, pero la otra cara de la moneda, muestra un símbolo de retos y oportunidades para muchas. Se trata de dos caminos: vives o sufres. En sí, es innegable que el género para el siglo XXI ha hecho frente a estos conflictos y han logrado triunfar, pese a esto, son pocas las reconocidas dejando a personajes con mucho talento ocultas.

Según la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de CCOO, confirma que se han dado los esfuerzos por lograr la equidad de género en relación a la adquisición y reconocimiento de sus capacidades, estrategias y protagonismo, tanto en el plano individual como colectivo, en búsqueda de alcanzar una vida autónoma en la que puedan participar, en términos de igualdad, en el acceso a los recursos, al reconocimiento y a la toma de decisiones en todas los ámbitos de la vida personal y social.

Por otro lado, siguiendo datos estadísticos, un estudio realizado por el IESA sobre el emprendimiento en el país situado al norte del sur, muestra que existe un mayor porcentaje de mujeres emprendedoras. En un 25,6 %, la mujer venezolana es cuatro veces más emprendedora que el promedio de las provenientes de los demás países latinoamericanos. Yendo más allá del rubro mencionado anteriormente, también hay un trasfondo de liderazgo natural que pueden ejercer ciertas personas, sea cual sea su género, que denota agilidad en la toma de decisiones y acciones.

Maribel García, especialista en Employer Branding, sostiene que “el rol que culturalmente ha tenido la mujer como columna vertebral en la familia, como sustento, como sostén, quizás la han hecho fuerte y resiliente. Características que hemos de pedir a cualquier líder, hombre o mujer. Si es liderazgo femenino hoy, que sirva para que mañana simplemente sea liderazgo”

A pesar de los conflictos y estereotipos sociales, la resiliencia es la protagonista que podría incidir para dirigir la motivación, porque se trata de una actitud que encuentra soluciones y no se queda en el problema. Además, es importante mantener la calma en momentos de estrés y ansiedad, sin dejar de tomar en cuenta un análisis de la realidad y de qué manera se puede ejecutar en tiempo presente.

Por último, el acto de comunicar y ser escuchadas por una persona de alta confianza, es primordial en estos tiempos. Permitirse sentir cualquier tipo de emoción, fijar un criterio y darse unos días de descanso en momentos de agobio con la finalidad de iniciar un proyecto de cualquier índole, es sin duda, una aceptación de sí misma que trae como consecuencia, una salud mental óptima.

***Las opiniones emitidas en el presente artículo pertenecen exclusivamente a su autor***