Marcelo Navajas, ministro de Salud de Bolivia, fuer arrestado y destituido de su cargo por estar involucrado en presuntos hechos de corrupción por la compra de equipos respiradores que se requerían para atender a los pacientes infectados por Covid19.

Diversas denuncias alertaron que los equipos comprados por el Ministro no eran los adecuados, pues se requerían para las Unidades de Cuidados Intensivos y los adquiridos eran diseñados para las ambulancias.

Adicionalmente se determinó que la compra de los equipos médicos se realizó con sobreprecio a una empresa española, generando un compromiso al gobierno boliviano a desembolsar 4,6 millones dólares.

Ante el escándalo de corrupción, la presidenta interina, Jeanine Áñez, se comprometió a esclarecer los hechos y a castigar a los responsables.