La ciudad argentina de Buenos Aires registró hoy una mayor presencia de gente en las calles mientras se alista para una etapa de “nueva normalidad”, en el marco de la cuarentena extendida hasta el próximo 24 de mayo por la pandemia del nuevo coronavirus.

Un recorrido por los barrios capitalinos de Almagro, Abasto y Once, en el centro geográfico de Buenos Aires, corroboró el incremento del tránsito, más presencia de pasajeros en trenes y la labor de funcionarios públicos que amplían aceras para que residentes puedan mantener el distanciamiento social.

“No nos queda otra que salir. Necesitamos trabajar para llevar plata (dinero) a casa”, dijo  Guillermo Ventura, empleado en un local de perfumes en la esquina de las avenidas Pueyrredón y Corrientes, a metros de la neurálgica estación de trenes del barrio de Once.

El gobierno argentino anunció la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo, medida que inició el 20 de marzo anterior, con una flexibilización en las regiones norte y sur del país que pasaron a la fase cuatro del aislamiento.

La ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires se mantienen a su vez en la etapa tres, lo que implica mayores restricciones.