Miguel Pizarro, diputado a la Asamblea Nacional, aseguró que “el pranato que existe en José Félix Ribas es responsabilidad y creación política del régimen”.

A través de sus redes sociales, Pizarro fijo posición con respecto al enfrentamiento de bandas que desde hace días atrás mantiene en zozobra a los vecinos de Petare.

“Las zonas de paz son ese territorio liberado donde por diseño, entre la necesidad, la ausencia de autoridad y la orfandad social, se crean micro estados regidos por bandas delictivas con conductas de caudillo feudal. El Wilexis, el Coqui, el tren de Aragua, todos son resultado de un mismo proceso, de un diseño del Estado que hace al ciudadano indefenso y al control del Estado un eufemismo”, dice parte de la publicación.

“Petare no son ejércitos de chamos con armas cazando a otros chamos por el control de la plaza o de la cancha; Petare es un barrio pujante que ha tratado de superar la violencia y la segregación, que está lleno de historias de superación que hoy están secuestradas y truncadas por la bala, por la pistola y por el poder. Un barrio con hambre, con tuberculosis, sin agua y sin paz, ese es el único resultado de ese experimento social que desde la comodidad del poder se hace con los barrios y las zonas rurales”, continuó Pizarro.

Maduro y parte de sus colaboradores han responsabilizado a la DEA de generar esta situación en Petare, sin embargo; en diversos medios de comunicación trascendió que el propio alcalde de Sucre, José Vicente Rangel Ávalos, estarí negociando con los vecinos el apoyo a “Wilexis”  y el cese al fuego.