Científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) participaron en el descubrimiento de los vestigios más antiguos de hogueras usadas por los primeros habitantes de América, en la cueva inundada Aktun-Ha, en el estado mexicano de Quintana Roo (sureste).

“Se trata de fogatas con antigüedad de 10.500 años, colocadas en lugares estratégicos (de la cueva) que permiten obtener fuego e iluminación, y son una guía para regresar a la superficie”, informó hoy miércoles la máxima casa de estudios de México en un comunicado.

La investigación realizada en el Instituto de Geología (IGL), con el apoyo del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM, confirma la hipótesis de que se trata de vestigios del uso de fuego de los primeros pobladores de América, en la península de Yucatán (México).

“(Los vestigios) constituyen una evidencia de las estrategias de supervivencia, capacidades de organización y planeación, además del sentido simbólico y ritual de las cuevas para los primeros habitantes”, explicó Alejandro Terrazas Mata, del IIA.

Hace por lo menos 13.000 años llegaron poblaciones del centro de México al territorio que ahora ocupa Quintana Roo, según el antropólogo mexicano.

El sitio exacto del hallazgo, Aktun-Ha, es una cueva inundada en total oscuridad, que hace 15.000 años, cuando el nivel del mar era más bajo que el actual, estaba seca.

Los primeros pobladores pudieron usarla de morada o para realizar rituales, según el reporte de la UNAM.