La construcción de la estación espacial de China dio un paso más con el exitoso vuelo inaugural hoy martes de su nuevo cohete portador de grandes dimensiones, el Gran Marcha-5B.

El Gran Marcha-5B fue desarrollado especialmente para transportar los módulos de la estación espacial, explicó Wang Jue, director en jefe del equipo de desarrollo del cohete de la Academia de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento de China (CALT, por sus siglas en inglés) subordinada a la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China.

El nuevo cohete, una variante del mayor cohete portador de China, el Gran Marcha-5, ayudará a expandir las actividades aeroespaciales de China, dijo Wang Xiaojun, jefe de CALT.

El Gran Marcha-5B mide alrededor de 53,7 metros de longitud, con una etapa central de cinco metros de diámetro y cuatro propulsores de 3,35 metros de diámetro.

El cohete usa combustible amigable con el medio ambiente, incluyendo hidrógeno líquido, oxígeno líquido y queroseno. Tiene una masa de despegue de alrededor de 849 toneladas y un empuje de despegue de alrededor de 1.078 toneladas.