Desde tempranas horas de la mañana Diosdado Cabello tomó el distribuidor Altamira en el este de Caracas y declaró el 30 de abril como día de la victoria popular.

Junto a un grupo de simpatizantes Cabello rechazó los hechos que se suscitaron hace exactamente un año en el mismo lugar, donde Juan Guaidó y Leopoldo López anunciaron al país el inicio de la Operación Libertad en Venezuela.

“Hace un año amaneció Caracas con una incertidumbre porque ese grupo de mal intencionados, un grupo de personas que había decidido utilizar la violencia como instrumento de acción política”, dijo Cabello recordando los hechos.

Enfatizo la importancia de defender la vida de Maduro y dijo que ante el fracaso de la operación, a la oposición no le quedó más remedio que irse a la Plaza Altamira con “su ratón moral”.