La propagación de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en América Latina avanza de manera exponencial pese a las restricciones que han implementado los gobiernos de movilidad y las medidas de aislamiento social, por lo que algunos países ya analizan la forma de reactivar la economía y volver a una normalidad “su géneris”.

En Chile, con 12.306 casos y 174 muertos, el presidente Sebastián Piñera presentó el “Plan retorno seguro”, que busca reactivar de manera paulatina diferentes áreas del país paralizadas por el virus.

“Sabemos que ambas crisis, la sanitaria y la social, ya están aquí y con gravísimas consecuencias. El Plan Retorno Seguro apunta a enfrentar con eficacia ambas crisis y amenazas, y proteger de la mejor forma la vida y la calidad de vida de todos los chilenos”, aseveró el mandatario.

Agregó que “hoy es tiempo de poner a Chile por delante. Hoy es tiempo de actuar con un espíritu unitario y una actitud constructiva. Hoy es tiempo de dejar de lado o postergar todas nuestras legítimas diferencias e intereses particulares. Hoy es tiempo de apartarnos de todo tipo de conductas discriminatorias, de tratarnos con respeto y protegernos mutuamente”.