En América Latina algunos hospitales ya están a su límite de capacidad y los gobiernos insisten en el aislamiento social, pero otros ya analizan un regreso gradual a las actividades para reactivar la economía en medio de la pandemia de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

En Brasil, el aumento de personas infectadas por el virus generó la saturación del sistema sanitario público en Río de Janeiro, donde no hay camas en las unidades de terapia intensiva y los médicos tienen que elegir a aquellos pacientes que podrán usar el respirador y descartar a los que no.

“Ya estamos en el nivel de elección, lamentablemente. Esto afecta a todos los miembros del equipo, nunca imaginé pasar por esto”, afirmó en un video que ha conmocionado al país el director del Sindicato de Médicos de Río de Janeiro, Pedro Archer.

Pese a ello, el nuevo ministro de Salud de Brasil, Nelson Teich, defendió la elaboración de un plano de salida del aislamiento social decretado como forma de combate al nuevo coronavirus y dijo que es imposible que el país sobreviva más de un año paralizado.