Al menos cinco personas murieron y más de una docena resultaron heridas el miércoles debido a los efectos de un tornado en los estados estadounidenses de Oklahoma y Texas, informaron fuentes oficiales.

El tornado tocó tierra en el condado de Marshall, en Oklahoma, hacia las cinco de la tarde del miércoles y dejó dos muertos y un herido en estado crítico, informaron los medios locales, que citaron al director de gestión de emergencias local.

El fenómeno arrastró varios vehículos hasta los árboles y causó además daños en dos factorías de acero.

Al menos 12 viviendas, varios negocios y tendidos eléctricos sufrieron desperfectos en el condado.

En el condado texano de Polk, fueron tres los fallecidos y entre 20 y 30 los heridos debido a las tormentas arrastradas por el tornado en múltiples vecindades de la zona a la hora de la cena, informaron las autoridades locales.

El estado ha desplegado servicios de respuesta y médicos para dar asistencia a las comunidades afectadas, dijo en un comunicado el gobernador de Texas, Greg Abbott .