El Comité de Derechos Humanos de La Guajira denunció que funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana reprimieron de manera brutal a un grupo de indígenas wayuu, en la población de Guarero.

Se pudo conocer que los indígenas manifestaban para exigir alimentos, agua, medicina y mejores condiciones de vida, situación que desató la ira de los funcionarios que acabaron con la protesta a fuerza de perdigones y violencia.

Hasta el momento se desconoce la cifra de heridos. Una de las mujeres que resultó impactada por un perdigón en el rostro fue identificada como Lisbeth Palmar, líder de la comunidad indígena wayuu.

Este es el segundo día continuo de manifestaciones por parte de los pobladores de la zona, quienes han visto deteriorada su calidad de vida ante la ausencia de los servicios básicos.

El Comité de Derechos Humanos de La Guajira responsabilizó al teniente Castro de ser el autor de estos hechos de violencia.